Gomorra 2014

Gomorra

Gomorra

Pocas veces nos llegan series de otros países europeos que no sean de Inglaterra y, últimamente, algunas nórdicas. Por lo que hablar de una ficción televisiva italiana parace algo relevante en los tiempos que corren. Se trata de Gomorra, la adaptación a la pequeña pantalla de la novela de Roberto Saviano que ya fue llevada al cine en 2008. Los hechos y vivencias que narraba Saviano en su libro le han costado el que la mafia italiana pusiera precio a su cabeza y vivir en el exilio (podéis ver la entrevista que concedió para el programa Salvados pinchando aquí). Así que algo habrá de veracidad en ellas para haber levantado tantas ampollas en la “cosa nostra“. En Gomorra nos adentraremos en uno de los clanes que forman parte de la camorra napolitana conociendo a sus diferentes miembros y formas de actuar. Nos encontramos ante una serie para adultos que afronta una temática espinosa, pero, que a su vez, resulta muy atractiva para los espectadores. No hace falta nada más que mirar la cantidad de series y películas sobre mafiosos que existen. Lo que quizá no encontremos tan fácilmente sean acercamientos a la mafia de una forma realista y en crudo, que es lo que aporta Gomorra. No es que estemos ante una nueva The Wire ni Los Soprano ni mucho menos seriéfilamente hablando, pero creo que sí ante una serie más que digna que consigue retratar de una forma creíble el cómo puede ser la vida de estos delicuentes italianos. Además que el estilo realista, y, los medios algo cortos, todo sea dicho, dotan a la serie en conjunto de ese aire de verdad que se hecha en falta en otras producciones. Puede que estemos ante un nuevo “hype” televisivo del que pronto nos cansaremos de hablar y leer, pero unas cuantas razones para hacerlo tiene. Y casi todas buenas por cierto.

por Álvaro M. Angulo

Marco D'Amore en una secuencia de Gomorra

Marco D’Amore es Ciro Di Marzio. Aquí le vemos en una secuencia de Gomorra

Gomorra nos adentra en el submundo napolitano dominado por los clanes de la camorra. Allí conoceremos al clan Savastano dirigido con mano dura por el boss don Pietro (Fortunato Cerlino). A su lado encontraremos a su mujer Imma (Maria Pia Calzone) y a su hijo Genny (Salvio Esposito). Los tres viven a todo lujo en su mansión mientras Pietro se encarga de dirigir las operaciones de su clan y de preparar a su hijo para que le suceda al frente de la organización. El contraste se da en los otros miembros del clan, que viven mucho peor mientras gobiernan, a su forma, el mercado de la droga en varias viviendas marginales. Especial trascendencia tiene en la trama la figura de Ciro ( Marco D’Amore), que centra el protagonismo de la serie y que veremos cómo se desarrolla su carrera.

Genny, don Pietro e Imma

Genny (1er plano), don Pietro e Imma en Gomorra

Una apuesta bastante seria por parte de Sky Atlantic, una cadena de televisión temática italiana dedicado a las series de televisión, resulta esta Gomorra. En ella se aboga por una ficción para adultos al más puro estilo de los canales privados americanos. Y lo hace realizando un retrato sin tapujos de una parte de la sociedad italiana que no resulta visible en los medios de comunicación. Simplemente por este atrevimiento ya merece nuestro respeto este proyecto. Este estilo de series es casi imposible de concebir en nuestra querida parrilla televisiva española, en donde las series apuntan hacia proyectos de época (más lejana o cercana) o a buscar una nueva revisión de las comedias familiares que ya huele a rancio (tanto por ser los mismos esquemas y en algunas cadenas por ser los mismos actores incluso). Esperemos que algún canal, que no sea de pago, se atreva a emitirla aquí en España pronto.

Secuencia de Gomorra

Secuencia de Gomorra

La mayor baza con la que cuenta Gomorra para su éxito es sin duda su apuesta por la realidad. La serie respira realismo tanto en su enfoque como en su realización. Como sucede con otras series que cuentan con producciones más modestas que las americanas, la mayoría para ser sinceros, logran hacer virtud del defecto. Y lo consiguen a base de apostar por localizaciones significativas que ambientan de forma magistral estos ambientes marginales, con un buen uso de la fotografía y los planos junto con un buen grupo de actores que resultan creíbles en sus papeles, aunque sin ser tampoco actuaciones remarcables en singular. Estamos ante una serie que sucede en el presente. Es decir, que no se retrotrae a otras décadas ni a paisajes lejanos logrando que los espectadores contemplen una parte de la sociedad de la que apenas se habla pero que existe. Y su discurso retrata nuestro cinismo al preferir ver otras cosas que lo que tenemos ante nuestras narices.

Escena de Gomorra

Escena de Gomorra

Por otro lado puede que los mayores defectos que se le puedan achacar a Gomorra vayan en la dirección de ser una temañtica bastante trillada. No hay que ser muy experto como para ver que el género de la mafia y de los mafiosos está muy extendido en la televisión. Y quizá esto sea lo que pueda restar espectadores a esta serie. También que no dibuja muy bien a los personajes, simplemente los esboza de refilón y tenemos que ser nosotros los que asumamos que es como nos muestran cómo se comportarían. Parec que les dejan deambular por las secuencias cuando debería estar algo más justificado su forma de actuar, por más acción y violencia que éstas escenas tengan. Que por cierto es otro punto que no sé sabe hasta dónde es realidad o está exagerada para la televisión la violencia que exhibe. Algunos momentos pueden resultar un poco incréibles, aunque, por lo que nos indicaba el autor, están basadas en experiencias de primera mano, así que un poco de credulidad no viene mal a la hora de asomarse a esta serie y a la violencia que muestra.

Escena de Gomorra

Escena de Gomorra

En Gomorra encontramos una serie buena, que no una nueva obra maestra, que resultará un éxito casi seguro. No conviene acercarse a ella pensando en Los Soprano, salvo en el aspecto de buscar y mostrar localizaciones recónditas, en este caso de Nápoles, en donde los mafiosos llevan a cabo sus negocios. La serie italiana busca un enfoque muy diferente apostando por un realismo más crudo, parecido al visto en Matrioshki por poner un ejemplo. Puede pecar de no desarrollar los personajes como debiera y también de resultar un poco reiterativa; pero creo que lo importante de la misma es la honestidad de la denuncia que supone, y este aspecto creo que sí lo logra. Gomorra, en conjunto, resulta una serie dura por su crudeza al hablar de un tema tabu en Italia y en muchas partes del mundo. Esta serie logra retratar a la camorra en todos sus aspecto (como puede ser el destino marcado de muchos chavales marginales, la hipocresía y cinismo de muchos de ellos que se consideran personas honradas, la “justicia” y “normas” propias con las que se rigen al margen de la sociedad, o el cómo algunas personas son capaces de someterse a todo por lograr lo que quieren; por poner algunos ejemplos). Y con esta fotografía de los dueños de los bajos fondos Saviano, de paso, retrata a nuestra sociedad a través de estos personajes y especialmente de su historia que quieren silenciar.

 

Anuncios

Publicado el junio 19, 2014 en Críticas, Opiniones, Series de televisión y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: