The Blacklist

The Blacklist

The Blacklist

Uno de los nuevos estrenos que nos ha traído este otoño por parte de la cadena NBC ha sido The Blacklist. Una serie creada por Jon Bokenkamp (conocido por sus guiones de Vidas ajenas, La última llamada o Seduciendo a un extraño) que cuenta con el atractivo de volver a ver en la televisión a James Spader en un nuevo registro. The Blacklist nos presenta a uno de los criminales más buscados por el FBI que decide entregarse a las autoridades para comenzar una especia de vendetta personal a cambio de poder colaborar con una joven agente gubernamental. Una serie que, si bien no es la más llamativa de las presentadas estas fechas, puede que se convierta en una de las pequeñas sorpresas que descubrir en la pantalla. The Blacklist nos ofrece una alternativa de calidad para los amantes de las series de acción con episodios autoconclusivos pero con una trama secundaria más global que se va desgranando poco a poco. Prometedora.

por Álvaro M. Angulo

Megan Boon y James Spader en The Blacklist

Megan Boon y James Spader son los protgaonistas en The Blacklist

The Blacklist arranca con la rendición y entrega del antiguo agente del FBI Raymond “Red” Reddington (James Spader). Reddington ha sido uno de los criminales más buscados por la agencia que accede, de repente, a ser detenido a cambio de una oferta para capturar a un terrorista. Pero entre las condiciones que plantea a los agentes se encuentra el requisito de hablar únicamente con la joven agente de creación de perfiles Elizabeth Keen (Megan Boone). Entre los dos personajes se establecerá una relación funcional en la práctica (el deseo de capturar a los criminales de la “lista negra” de Reddington) pero disfuncional en lo personal (ya que éste tiene muchos secretos que no desvela).

Escena de The Blacklist

Escena de The Blacklist

En The Blacklist nos encontramos con una nueva serie de acción que pretende alejarse un poco de los convencionalismos que imperan en las mismas. Bueno, con algunos matices respecto a ellas sería más preciso. Nos plantean una situación en la que un personaje fuera de lo común como es el interpretado por James Spader (que debería ser uno de los “malos“, por simplificarlo) decide cambiar de bando sin que queden demasiado claras sus intenciones reales. Esta situación gobernada por este delincuente culto, inteligente, soberbio y arrogante llevará a crear una extraña alianza con un estilo de personaje que conocemos, como es el del agente novato pero con muchas buenas cualidades para convertirse en un buen oficial del FBI en la piel de la joven Megan Boone.

Secuencia de The Blacklist

Secuencia de The Blacklist

Como comentaba en la entrada en The Blacklist nos ofrecen capítulos autoconclusivos en los que veremos cómo Reddington ofrece un nombre de su “lista negra” para que éste sea capturado por el FBI. No es que esta estructura sea muy novedosa ni mucho menos, pero en la resolución de los mismos (por lo menos en los primeros episodios) se ve un interés por mostrar cierta ambiguedad y en resolverlos de una forma algo más novedosa. Es decir, que se ve que el guionista trata de ofrecer algo más que casos repetitivos aunque, también sea dicho, tampoco es que sean la panacea de la originalidad. No resultan de lo más insólitos, puede que para los más versados incluso les parezcan hasta vistos, pero sí entretenidos por lo menos.

James Spader es Raymond Reddington

James Spader es Raymond Reddington en The Blacklist

Pero lo más llamativo de The Blacklist, bajo mi punto de vista, es el nuevo look y registro de James Spader. Me parece un lujo contar con él en una serie y, más todavía, si le dejas rienda suelta. Y, en este caso, parece que así es y eso que cuesta reconocerle un poco con la cabeza rapada mostrando que ya no es tan joven como era antes. No niego que soy fan del actor de Crash (la fetichista de Cronemberg no la otra) y Boston Legal, pero no se puede negar que calidad interpretativa tienede sobra. Y, por su parte, no conocía a la atractiva Megan Boone, que no desentona en este rol principal, aunque tiene por delante un papel que puede brindarla la oportunidad de demostrar sus dotes de actriz.

Megan Boone es Elizabeth Keen

Megan Boone es Elizabeth Keen en The Blacklist

En definitiva The Blacklist es una nueva serie de acción que recuerda a otras en su estética y concepción pero que puede sorprender por sus dos actores protagonistas. Cuenta también con guiones lo suficientemente atractivos y solventes para no brindar casos calcados semana a semana (como sucede con los procedimentales más aclamados) de forma que puede que nos llevemos alguna sorpresa con ellos, dependerá de cuánto de arriesgados sean. Conviene recordar que es una serie en abierto, así que tampoco esperemos demasiado; pero, teniendo en mente que Hannibal se emite en esta misma cadena, ya no sé qué podemos esperar. Por ahora tenemos en The Blacklist una serie competente en lo que ofrece (te haces una idea rápido de qué estilo de serie es y ya decides si es de tu gusto o no) con James Spader en ella, que, debería ser más que suficiente para darle al menos un voto de confianza y ver cómo va evolucionando episodio a episodio.

Anuncios

Publicado el octubre 11, 2013 en Críticas, Opiniones, Series de televisión y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: